“Que nos quieran un poquito”, piden en El Poniente de Maracaibo

El Poniente Maracaibo
Foto: Graciela Portillo/Radio Fe y Alegría Noticias

La falta del servicio de aseo urbano, las fallas eléctricas, la poca iluminación en las calles y la deficiente prestación del servicio de agua potable, afectan considerablemente la cotidianidad de los habitantes de la comunidad “El Poniente”, ubicada en la parroquia Cristo de Aranza de Maracaibo, en el estado Zulia.

Sus habitantes recuerdan que la última vez que vieron el camión del aseo fue hace 4 o 5 años. Es decir, que durante la gestión del ahora ex gobernador Omar Prieto y el ex alcalde Willy Casanova, no han gozado de dicho servicio.

La señora María Villavicencio manifestó a Radio Fe y Alegría Noticias que para evitar la acumulación de basura en su hogar debe pagarle a un hombre que se pone a la orden para llevársela a otro lado, a cambio de comida.

“Le pago semanal (al hombre), todos los sábados, y le doy un producto, puede ser un arroz, una harina, una pasta, una crema dental, a veces le doy un plato de comida porque no tiene”, detalló la señora.

Villavicencio aseguró que las actuales autoridades “se olvidaron de nosotros”, y cuando pasan por el barrio solo es en época de elecciones para que voten por ellos.

Basura acumulada en El Poniente/Foto: Graciela Portillo/Radio Fe y Alegría Noticias

Por su parte, el señor José Luis Chirinos, también habitante de El Poniente, explicó que a los encargados de la recolección de basura los envían hacia las zonas donde se ve la acumulación de basura, mas no en los barrios.

“Yo trabaje con la alcaldía, soy operador de maquinaria, y lo que pasa es que una vez a la cuaresma te mandan a recoger la basura pero en las áreas donde se ve la basura, mas no en los barrios”, aseguró.

Ante esta situación los habitantes desconocen los motivos por la cual no es efectiva ni continua la recolección de basura en el barrio.

Aunque de esta situación, hay personas en condición de vulnerabilidad que se prestan para buscar la basura a cambio de comida. Sin embargo, la basura igualmente queda acumulada en otro sitio sin terminar de erradicarse el problema.

A madrugar para recoger agua

La señora Villavicencio igualmente contó que el servicio de agua tampoco es óptimo. Debido a la falta de un cronograma de suministro que sea conocido por los habitantes deben dejar la llave de las tuberías abiertas para saber cuándo llega el agua.

En El Poniente, normalmente llega el agua cada 21 días en la madrugada, “llega a eso de las 9 o 10 de la noche, y pasamos entre las 2 o 3 de la madrugada recogiendo agua para lograr llenar los tanques, otras veces nos toca amanecer hasta las 6 de la mañana cuando de repente ya se está yendo el agua otra vez”, contó María.

Foto: Graciela Portillo/Radio Fe y Alegría Noticias

Sobre la turbidez del agua, indicó que la calidad mejoró un poco, “aunque no vino tan sucia, solo sirve para regar las matas o lavar porque aun viene con barro y hasta hedionda llegó”.

Además de lo deficiente que es el servicio de agua potable y la dudoda calidad que tenga para su consumo, los ciudadanos deben comprar igualmente agua e invertir 5$ para llenar un tanque, que equivale a 20 bolívares aproximadamente.

Para la señora María, la solución es que las autoridades “se pongan de acuerdo, que nos quieran un poquito, porque no se ponen de acuerdo, en vez de ir pa’ lante van pa’ tras”, lamentó.