Una Palabra Oportuna No. 2239

20

Oración de la mañana. Jueves 30 de diciembre de 2022.

Por Mireya Escalante.

Un buen hombre. (Mateo 2, 13-15. 19-23)

La Palabra nos habla de José. Siempre callado, detrás de bastidores, sin ser protagonista. Su grandeza está en su fidelidad y sencillez.

Ha debido ser un hombre de oración, porque tomar la decisión de irse con María y el Niño tan pequeño para un país extranjero, no sería fácil, hasta que se sintió confirmado con ese sueño.

Él tendría que ser responsable de buscarles casa, comida, contaban con su trabajo, pero en otro país, otra lengua, otras costumbres. Supo cumplir con su papel protector hasta que pudo regresar.

Era cauto y previsor, porque no regresó a Judea, su tierra, si no que optó por irse a Nazaret, un pueblo de Galilea para empezar de nuevo y poder llevar el sustento a casa.

Jesús, pudo nacer gracias al sí de María, pero sin el sí de José, no hubiera podido crecer y aprender a ser hombre. Debe haber sido una imagen muy clara,  para Jesús, de un buen padre, porque le salió muy fácil la historia del Hijo Pródigo.

Tenemos mucho que aprender de él: como se avanza sin pisotear, como se colabora sin imponerse, como se ama sin reclamar.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.