Una Palabra Oportuna No. 304

Una Palabra Oportuna

Oración de la mañana. Jueves 4 de junio de 2020.

Por Herlinda Gamboa y voz de Yulitze Mayurel.

Señor Jesús, Eterno Sacerdote. Hoy celebramos invitando a nuestro café a todos los sacerdotes, hombres consagrados para en todo amar y servir. Sus manos consagran el Pan de Vida, que eres tú. Alimento y perdón en cada bendición. Anuncio de Buena Noticia en cada Palabra y gesto de cercanía y bondad. Misioneros del mundo que han dejado su casa, su tierra, su familia para ir a anunciar el Evangelio, «a tiempo y destiempo».

 Esta mañana te pedimos envíes trabajadores a tu mies. Muchos misioneros de oración insistente, con los brazos levantados venciendo el cansancio. Misioneros que claman justicia junto a viudas, huérfanos y tantas víctimas inocentes. Están convencidos que hay que orar siempre. De rodillas levantan los ojos a lo alto mientras que con sus labios susurran una oración repetida con insistencia. Acompañan este gesto y comparten de lo poco que tienen. Estos misioneros son muchos, saben a dónde recurrir cuando los problemas están más allá de sus posibilidades.

 Ahora  nosotros rezamos y encendemos nuestra pequeña luz agradeciendo el tenerlos entre nosotros. María, cuide y acompañe su vocación, su ministerio sacerdotal.

Dales tu amor y gracia que eso les basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.