Una Palabra Oportuna No. 877

Oración de la mañana. Viernes 15 de enero de 2021.

Por Mireya Escalante.

Un paralítico nos da lecciones. Marcos 2,1-12

Hoy, la lectura nos refleja a Jesús maestro, que con su agudeza enseña a los escriba, cómo puede perdonar los pecados cuando  cura a un paralítico.

Pero,  ese hombre enfermo también nos enseña a confiar en Jesús.

Imaginémoslo recostado en una camilla sin poder moverse, quién sabe desde cuándo. Oiría  hablar de Jesús, como nosotros. Y decidió ir a su encuentro, por lo que tendría que convencer a cuatro amigos para que lo trasladaran. No es tan fácil encontrarse con Jesús. Como ese hombre también tenemos que hacer un esfuerzo.

Su fe, era muy grande, porque no pudieron pasar por el gentío y no se amilanó, seguro que le costaría convencerlos para que abrieran un boquete y descolgaran la camilla. Nos enseña que los impedimentos no nos pueden distraer de nuestro propósito de confiar en el Señor.

Jesús vio su fe y lo perdonó quedando curado del alma. Para evidenciarlo también lo curó del cuerpo. Su alegría debió ser grande, tomó su camilla, que le recordaría su vida pasada y se fue caminando en medio de todos. Nos enseña la alegría de poner nuestra confianza en Dios.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.