Nueva directiva de AN 2015 produce más fisuras en la oposición

47
Juan Guaidó y Dinorah Figuera
Capture de video

Este jueves 5 de enero la mayoría de los dirigentes políticos de oposición, congregados en lo que llaman la Asamblea Nacional legítima de 2015, designaron lo que denominan la nueva junta directiva para el período 2023-2024. Tres mujeres ostentan ahora el mando de ese grupo de “parlamentarios” en sustitución del liderazgo de Juan Guaidó. A saber: Dinorah Figuera (PJ) como presidenta; Marianela Fernández (UNT) como primera vicepresidenta; y Auristela Vásquez (AD) como segunda vicepresidenta.

Este polémico nombramiento estuvo precedido por la eliminación del llamado “gobierno interino” que lideraba Juan Guaidó el pasado 30 de diciembre. Entre los puntos novedosos de esta designación se destaca que el trío de damas se encuentra fuera del país. Figuera está residenciada en España. De Fernández y Vásquez no se conoce dónde se encuentran viviendo, pero aseguran que no es en Venezuela.

Otra de las controversias que generó esta votación fue la designación de la dirigente de AD-Ramos Allup, Auristela Vásquez, como segunda vicepresidenta, siendo “diputada” suplente.

La observación la hizo Sonia Medina, de Voluntad Popular, quien salvó su voto. “En el caso de la designación de la segunda vicepresidenta, la diputada Vásquez es suplente de Jorge Millán. No hemos conocido la renuncia formal y expresa de Jorge Millán al cargo, quien además se encuentra en esta sesión y votó en la del 30 de diciembre. De esta forma, se está cometiendo una irregularidad en la constitución de la Junta Directiva”, acotó.

Medina también lamentó que a pesar de seleccionar a tres mujeres en esos “cargos directivos” se haya hecho luego de la supresión de la figura de la presidencia encargada. Alertó que esta decisión llega “producto de la irresponsabilidad de quienes tomaron el camino de la inconstitucionalidad”. Y llamó a la nueva directiva a “no cometer el error de invadir competencias del ejecutivo”.

En esa línea de reclamos, la dirigencia de La Causa R, presente en la sesión, también dejó por sentada su posición de disenso con el procedimiento.

A través de su cuenta en Twitter esgrimieron que salvaban su voto porque los nombres de las designadas se conocieron en plena reunión y sin previo aviso, lo que consideran que es una violación del reglamento de interior y debate de la AN.

Figuera se defiende

Al ser juramentada por Juan Guaidó, la dirigente del partido Primero Justicia, integrante del famoso G3 junto a AD y UNT, Dinorah Figuera, agradeció en su primer discurso a quienes votaron por su nombramiento, admitiendo que asume una “AN” envuelta en un fuerte conflicto interno y político.

Por otro lado, destacó que da testimonio “de ser una mujer valiente que trabaja en unidad con concordancia. Creo que los que estamos aquí, inclusive quienes no estan de acuerdo con la designación, tenemos que apostarle a la unidad por la democracia y la libertad. Estamos enfrentando una dictadura”.

Figuera aseguró que se conformaría una directiva especial para proteger los fondos y activos de la república en el exterior, al tiempo que afirmó que este “parlamento” que ahora dirige está comprometido con el diálogo que se sigue en México, aun cuando el jefe de la delegación oficialista, Jorge Rodríguez, manifestó a finales de diciembre que por lo pronto no seguirían reuniéndose con la oposición hasta tanto no se liberen los fondos enmarcados en el reciente acuerdo social humanitario.

También le respondió a la “diputada” Medina de VP sobre la designación de una diputada suplente como segunda vicepresidenta. “En ninguna parte de la Constitución se habla de que una diputada suplente no pueda ser segunda vicepresidenta. Así que tiene toda la legitimidad”.

Sin embargo, Figuera no aclaró el por qué se dio ese nombramiento de Vásquez estando presente en la “sesión” su principal Jorge Millán.

Juan Guaidó: “es difícil hablar de unidad”

Visiblemente afectado por lo que se estaba terminando de concretar, y antes de alzarle la mano, virtualmente, a Dinorah Figuera como nueva presidenta “parlamentaria”, el político Juan Guaidó lanzó varios petardos en contra de sus compañeros de tendencia.

En primer lugar, indicó que cada diputado tenía el deber de defender y proteger la carta magna, pero, para él, “a la Constitución le hemos dado un golpe lateral. Reitero la necesidad de que esta nueva junta directiva asuma las competencias del artículo 233 (una presidencia encargada), que no quede vacío el poder ejecutivo. Es una responsabilidad asumir el cargo completamente”, puntualizó Guaidó.

Agregó que asumir una “presidencia encargada” por parte de quien encabece el parlamento “puede incluso generar miedo, implicar la sensación de cárcel para algunos, pero bien Venezuela vale la pena. No podemos generar un autovacío”.

Se despidió enfatizando que “hoy es difícil hablar de unidad, en medio de una votación dividida. Año tras año juré aquí con ustedes construir capacidades para unificar. Hoy no podemos entregarle una de ellas a la dictadura. Por eso la tarea es asumir el reto de unión y de volver a la Constitución. Las competencias constitucionales no son transferibles ni a una comisión ni a organismos creados”.

En fin, por los aires que se respiraron en esta jornada, la oposición venezolana de este sector quedó este jueves 5 de enero mucho más fragmentada de lo que aparenta por lo que se pondrían en tela de juicio otros procesos que debe emprender como la realización de las elecciones primarias.