Oscar D’ León incendió el Teatro Teresa Carreño

812
Foto: Lenys Martínez

No en vano le dicen “El diablo de la salsa” o “El sonero del mundo”. Así lo demostró Oscar D’ León una vez más la noche de este viernes 16 de septiembre en la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, en donde demostró la inmensidad de su voz, baile y puesta en escena durante tres horas.

Foto: Lenys Martínez

Oscar no estuvo solo. Un total de 200 músicos, integrantes de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y la Coral de El Sistema, lo acompañaron bajo la dirección del maestro Christian Vásquez.

A las 7:20 pm el periodista Eduardo Rodríguez ofreció unas palabras de bienvenida a lo que vivirían todos los asistentes. Se quedó corto de palabras. Cortísimo. El reloj puso la pauta a las 7:26 pm cuando una gran pantalla expuso un video que mostró a D’ León en varias facetas de su carrera profesional.

Y salió por el medio del escenario con un elegante paltó amarillo brillante y negro, pantalón negro, camisa blanca y corbatín. Mi negra está cansa prendió la fiesta salsera en la sala llena en su totalidad, donde todos bailaron y cantaron todas las canciones a todo pulmón.

 Le siguieron El Frutero, Llorarás; Ay, mi María, Detalles, La Mazukamba (junto a su hija Irosca), representaron las primeros temas que interpretó durante tres horas de espectáculo.

Foto: Lenys Martínez

En la rumba no faltaron Dormir contigo, Mata Siguaraya, Mi viejo, Sigue tu camino, Yo quiero ser como Ariel, Parampampam, así como tampoco esas canciones emblemáticas que interpretó junto a Vladimir Lozano, su consorte en La Dimensión Latina, la voz emblemática de Taboga, cuyo tema lo interpretó su eterno corista Jhonny Silva y resultó uno de los momentos más emotivos de la noche cuando todo el teatro se unió en un solo coro: En esta noche callada, en mi tormento ahoga, quiero cantarte Taboga, siento tu luna plateada…

Foto: Lenys Martínez

Durante el encuentro con los medios el martes 13, Oscar D´León dijo que no descartaba un regreso de La Dimensión Latina y que esperaba que se dé pronto porque ese nombre significa mucho para él. Anoche quedó demostrado que un regreso de esta orquesta sería un regalo para todos sus seguidores y para la salsa en general.

Una canción tras otra

Un tema tras otro, tal como lo prometió. La energía, carisma y entrega del sonero en escena es única. Además, invitó a todos los integrantes de la sinfónica a ponerse de pie para seguir con la guaracha salsera de la noche. Oscar D’ León demostró de qué está hecho.

A las 9:04 pm hizo una mínima pausa de 6 minutos para cambiar su saco y ofrecer un repertorio de boleros con Somos novios, Frenesí, Cuando estemos viejos y seguidamente la salsa volvió a encender a los presentes con Don Casimiro, Tú me recordarás, entre otras.

Otro de los momentos cumbres de la noche fue cuando invitó a su mejor amigo al escenario, un amigo que hizo su entrada triunfal para destacarse acompañado en una nube de humo: El bajo… mi bajo y yo somos dos en uno, mi bajo y yo, pero mi bajo y yo somos como hermanos, mi bajo y yo…

Foto: Lenys Martínez

Homenaje a los grandes de la música

Luego hizo una pausa para rendirle homenaje a una mujer. El teatro en pleno estuvo a la expectativa hasta que empezó a entonar Bemba colorá, una sentida interpretación junto al grito de “¡Azúúúúcaaaa!” a todo pulmón y alegría “desde Venezuela hasta el cielo, Celia”.

El falso final lo marcó con un tributo a la música venezolana con Caballo viejo y el Alma Llanera. A las 10:20 pm volvió a salir de escena y cambió su saco por una franela negra y regresó esta vez para despedirse con sendas sorpresas para el público caraqueño con Rebelión (no le pegue a la negra), Idilio (de Willie Colón) y cerró cantando nuevamente Llorarás.

Foto: Lenys Martínez

Tanto Oscar D’ León como el director de la Orquesta Sinfónica se despidieron con un efusivo abrazo en medio del escenario. “Muchas gracias por ser nuestro orgullo nacional”, expresó Vásquez.

Con este espectáculo de altura, Oscar D’ León celebró sus 50 años de carrera artística, y lo repetirá en una segunda función esta noche del sábado 17 de septiembre. ¡Un show imperdible!