La industria del cemento en Venezuela está “técnicamente” paralizada

125
Foto: archivo

El presidente de la Federación de Trabajadores del Cemento (Fetracemento), Orlando Chirinos, alertó que la industria cementera actualmente está técnicamente paralizada en el país.

Así lo aseguró en el programa En Este País y agregó que no existe capacidad de inversión en este momento, así como tampoco voluntad política que impulse a la producción. “Nos conseguimos con una industria en donde los equipos no se han sustituido y la producción no está en sintonía con la naturaleza del ambiente porque los filtros no funcionan”, dijo.

Salud de los trabajadores en riesgo

Chirinos comentó que la calidad de vida y salud de los empleados del sector cemento está en riesgo, porque al no haber inversión en las diferentes plantas procesadoras, los equipos están deteriorados, y no llegan los aceites necesarios para los vehículos de carga pesada y producción. “Ni hablar de los hornos. En la planta de Lara tenemos un solo horno funcionando con cantidad de manchas donde se hace insostenible el calor en ese espacio del horno”, precisó.

Más del 50% de las plantas de cemento con bajos niveles de producción

El vocero gremial resaltó que hace dos meses desde el gobierno del presidente Nicolás Maduro ofrecieron las cifras de cierre de producción de cemento de los años 2020 y 2021. “En 2020 con 762.000 toneladas métricas y el 2021 con 1.2 millones. De esas cifras hacen bombos y platillos. Eso es una paralización técnica”, reiteró.

En ese sentido, aseguró que de nueve plantas cementeras en Venezuela, más del 50% de éstas están en niveles de producción “muy bajos”, dijo.

Chirinos destacó que en diversas ocasiones han anunciado que los niveles anuales de producción están por encima de un millón de toneladas métricas. Sin embargo, comenta que esto se traduce en que se dejó de producir un 90%, porque antes de la nacionalización de la industria, el país producía casi 9 millones de toneladas métricas por año.

“Hay un deterioro y detrimento productivo. Esto se refleja en el sistema de construcción en el país. El poco cemento que llega a las ferreterías es usado para las casas. El valor del saco del cemento oscila entre 5 y 6.5 dólares. El sistema de producción es insuficiente”, sostuvo.

Arbitrariedades en las condiciones de trabajo

Por otra parte, Chirinos expresó que la reciente convención colectiva presentada por el Ministro del Trabajo, solo busca desplazar al movimiento sindical de la industria del cemento. “Presentaron un presunto proyecto que genera un gran retroceso a las luchas históricas de la clase trabajadora” porque además existen “arbitrariedades en las condiciones de trabajo”, dijo, entre esas, la eliminación del valor de la comida nocturna en las plantas de Lara y Maracaibo; así como también la eliminación del cestaticket.

“Es un convención que no está en conocimiento de los trabajadores, no fue aprobada por la clase trabajadora del cemento a nivel nacional”, comentó.

Finalmente, Chirinos indicó que solicitaron al Tribunal Supremo de Justicia un pronunciamiento  a beneficio de los trabajadores de la industria cementera y considera que toda esta crítica situación ha sido una “jugada estéril” que le han puesto sobre los hombros a los empleados.