Politólogo brasilero considera que Bolsonaro tiene difícil terminar su mandato

Foto: Telesur

Para el politólogo e historiador brasilero José Murilo de Carvalho, es difícil que el presidente Jair Bolsonaro termine su período de gobierno de 4 años debido a la compleja situación que atraviesa Brasil.

En una entrevista con la BBC, el historiador y miembro de la Academia Brasileña de Letras explicó que el país atravesaba por una crisis política y económica incluso antes de la llegada de Bolsonaro. Pero su respuesta a la pandemia de COVID-19 generó también una crisis sanitaria que formó una “tormenta perfecta” que dañó considerablemente la imagen del mandatario.

“Si miramos a los otros presidentes o primeros ministros, la imagen de muchos, incluso en América Latina, mejoró después de enfrentar el problema. Creo que en América Latina, Bolsonaro es una excepción: su imagen empeoró en vez de mejorar”, declaró.

Para Murilo, la respuesta del presidente frente a la pandemia se sumó a un desastroso desempeño en las relaciones exteriores, la educación y el medio ambiente.

“El ministro de educación es todavía peor, no sabe ni escribir portugués correctamente. Yo pensaba que ese era el trípode más débil del gobierno. Y ahora con la política en relación a la pandemia tenemos cuatro problemas”, opinó.

El politólogo aseguró que Bolsonaro también cuenta con el apoyo de más del 30% del electorado, pero los constantes conflictos con miembros de su gabinete y con gobernadores y jueces lo ha puesto en una posición política frágil.

“Está antagonizando con los gobernadores, con su sistema de salud, con la ciencia… Esto lo coloca en una situación muy frágil en este momento y nadie puede prever cuándo va a terminar esta crisis”, destacó.

Bolsonaro, quien desde el principio criticó las medidas de prevención de la COVID-19 recomendadas por la OMS, perdió a dos ministros de salud debido a sus polémicas opiniones.

Además, está enemistado con los gobernadores de dos de los estados más importantes de Brasil, Sao Paulo y Rio de Janeiro, uno de ellos antiguo aliado político.

Sus opiniones también provocaron reacciones de jueces federales, que le exhortaron a dejar de hacer llamados a la gente a volver a las calles y a sus trabajos.

¿Impeachment o golpe militar?

Ante esta situación, cabrían dos posibilidades para una interrupción del mandato de Jair Bolsonaro, la militar y la política.

Para Morilo, la militar, por medio de un golpe, estaría descartada a menos que el levantamiento social fuese muy grande.

“Creo que no es muy grande la posibilidad de que ocurra esto. Las Fuerzas Armadas no van a involucrarse en algo que signifique un quiebre de las reglas constitucionales, a no ser que haya en el país manifestaciones enormes”, agregó.

El historiador explicó que el componente militar de ese país confía en que su imagen entre la población es muy buena, y participar en este tipo de acciones podría dañar su imagen.

Sin embargo, no descartó la posibilidad de que pudiera celebrarse un impeachment o juicio político para removerlo del cargo.

En su opinión, es un movimiento que diputados y senadores tienen muy en cuenta, pero la falta de expresión popular en las calles, debido a la pandemia, les mantiene vacilantes.

“Es una posición correcta. Es necesario madurar un poco la situación, porque una derrota en un proceso de impeachment podría fortalecer al presidente”, señaló.

El historiador opinó que para que Bolsonaro termine su mandato, tendría que haber un cambio en su manera de gobernar. Sin embargo, después de un año en ejercicio y en medio de una pandemia, ese cambio no llegó.

“La fragilidad de su gobierno es muy grande”, apuntó al terminar la entrevista, expresando que algunos actores políticos pueden estar esperando el fin de su segundo año, con el fin de derribarlo sin convocar una reelección.