Una Palabra Oportuna No. 1067

Espiritualidad, rumbo a la beatificación. Martes 27 de abril de 2021.

Por Javier Duplá, SJ. Narra Alexander Medina

José Gregorio Hernández, un cristiano en búsqueda de la misión que Dios le dio

Cuando en 1882 José Gregorio trató de decidir qué estudios universitarios quería seguir, su primera opción era estudiar derecho, pero la palabra oportuna de su papá Benigno le sirvió de orientación, porque le aconsejó: “Mijo, lo que Venezuela necesita son médicos. Ya ves que en esta región sólo hay curanderos”

Haciendo caso a su papá José Gregorio emprendió su profesión como camino vocacional. Con los compañeros de aula y sus profesores, siguió forjando su personalidad tan rica en muchas virtudes humanas y con una práctica juvenil de vida de creyente. Durante esos años, siempre retadores en la vida de todo joven, Gregorio pidió al P. Juan Bautista Castro que fuera su asesor espiritual y éste le aconsejó en momentos difíciles.

José Gregorio encontró en el ejercicio de la medicina su vocación cristiana de servicio. Fue un médico entregado con amor a sus pacientes, sin afanes de lucro, para quien la práctica de la medicina era una oportunidad de actuar en nombre de Dios.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.