Una Palabra Oportuna No. 2177

10

Oración de la mañana. Martes 29 de noviembre de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en tiempo de Adviento

Señor Jesús, disfrutamos de nuestro café compartiendo contigo la alegría del Espíritu. El gozo de la tierra entera ante la promesa de hacer de ella un Reino de paz y justicia. Nos planteas una nueva relación: “el león, el oso, el lobo, la pantera, comerán paja juntos, un niño pequeño meterá la mano en el agujero de la serpiente”. A la luz de tu palabra miramos nuestro corazón. En los abismos de oscuridad y pecado que llevamos dentro, cuando se posa sobre nosotros tu Espíritu, nos transformas de tal manera que podemos llegar a ser santos, a vivir de manera heroica las virtudes, amándote sobre todas las cosas y amando al prójimo.

Es tiempo de esperanza, estamos llamados a recibir este Espíritu de prudencia y sabiduría, de consejo y valentía, de ciencia y temor del Señor; movidos por Él, no cabe el miedo en nuestra vida, nos hará vivir para ti siempre. Nos quedamos en oración compartiendo tu gozo que se desborda en alabanza. Te fijas en lo pequeño, en lo débil, en lo que no cuenta. ¿Hay algo más débil que un tronco viejo, o más limitado que un niño pequeño? Estos son a los que has revelado las cosas del Reino. Así te ha parecido bien… Si pretendemos seguir siendo poderosos, fuertes, grandes, sabios, entendidos.

No hemos comprendido aún que el Reino se manifiesta en lo pequeño, en lo humilde, en lo débil. No necesitas nuestras grandes obras nos amas en medio de la imperfección, la debilidad, el pecado. Llamas también dichosos a los que han sido elegidos para ver y oír los secretos del Reino que está llegando. Esos discípulos somos nosotros, es todo aquel que abre su corazón a la alabanza, a vivir en gratuidad,  porque recibimos gratis un tesoro que nos salva y estamos llamados a darlo gratis. Pedimos nos concedas la sencillez de reconocernos débiles y pequeños ante ti.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén PAZ Y BIEN.

Con tupresencia Señor, saldremos fortalecidos.