Unicef: El mundo está en “una crisis educativa”

123

Para el  Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la pandemia por la COVID-19 produjo en el mundo  “una crisis educativa”, ya que considera que “el derecho a ir a la escuela y aprender es fundamental para el desarrollo, la seguridad y el bienestar de todos los niños”.

Asimismo, Unicef señaló en su página web a principio de este 2021, que esta generación de niños y jóvenes no podían seguir sufriendo más interrupciones en su educación, por lo que hacía un llamado a los gobiernos de buscar las maneras de recuperar la educación.

 “Los niños deben volver a recibir una enseñanza presencial lo antes posible”, indicó

Para la Unicef “el coste del cierre de las escuelas ha sido devastador para el aprendizaje, la salud y el bienestar de los estudiantes”, ya que consideran que lamentablemente “muchos niños nunca se pondrán al día”.

Esto motivado a que muchos de los estudiantes han tenido la oportunidad de acceder con facilidad las clases a distancia, pero muchos no han podido por la falta de medios, siendo esto el principal problema en esta crisis educativa.

“Al menos 1 de cada 3 escolares no tuvo acceso a la enseñanza a distancia durante el cierre de las escuelas”, señaló.

De igual forma, señaló que el cierre de las escuelas ha producido “una reducción de la actividad física y un empeoramiento de la alimentación, un aumento de los niveles de ansiedad y autolesión, y la exposición a la violencia doméstica”.

“Para muchos niños, las alternativas a la escuela son el trabajo infantil, el matrimonio infantil y el embarazo adolescente. Una vez que esto ocurre, puede llegar a ser imposible que las niñas o los niños vuelvan a la escuela”, manifestó Unicef.

Recomendaciones para el retorno a clases

Unicef al demostrar lo importante del retorno de las clases presenciales, considerando que “las escuelas deben ser las últimas en cerrar y las primeras en reabrir”.

Asimismo puntualizó las siguientes recomendaciones:

1.- Desarrollar un proceso pedagógico para un escenario de retorno a clases de manera híbrida, con clases remotas y presenciales, de modo de respetar las medidas sanitarias y prevenir contagios.

2.- Proveer de un dispositivo y una conexión que asegure la posibilidad de involucrarse en el proceso de enseñanza a cada estudiante, docente y asistente de la educación.

3.- Garantizar recursos y condiciones para el desarrollo del proceso educativo durante 2021 y comunicar a los sostenedores disponibilidad y orientaciones para el uso de los recursos.

4.- Informar de manera clara y oportuna sobre las decisiones de retorno a clases y los cambios que generan las medidas sanitarias.

5.- Entregar apoyo orientado al bienestar sicológico de la comunidad educativa y realizar campañas que prioricen el bienestar socioemocional.

6.- Adecuar los espacios en las escuelas para realizar actividades y ocupar el espacio al aire libre.

7.- Planificar el uso de transporte, especialmente para los estudiantes, para que puedan asistir de manera presencial y para facilitar la distribución del material pedagógico a domicilio.

8.- Incorporar más actividades extraprogramáticas, como arte, música, educación física para reforzar un enfoque integral en la formación de los y las estudiantes.

9.- Incorporar en la toma de decisiones a todos los actores de la comunidad educativa, considerado la necesidad, experiencias y realidades locales, regionales y de cada establecimiento.

10.- Monitorear el bienestar emocional de estudiantes y profesores en apoyo con la red de salud.

¿Y la OPS qué dice?

Por su parte, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), expresó que recomienda poseer un  enfoque por etapas el cual tenga en cuenta cuales son los niveles de “transmisión comunitaria en el área donde están ubicadas las escuelas y donde viven los estudiantes y el personal”.

La OPS señaló que estos niveles pueden tener cambios muy rápidos, “por lo que la vigilancia es clave para garantizar que la reapertura se realice de manera segura y que los entornos de aprendizaje sigan siendo seguros”.

Asimismo, indicó que es sumamente importante que los gobiernos garanticen que las instituciones cuenten con la mayor prevención y control contra la COVID-19. Siendo lo más importante “el distanciamiento físico, la práctica de higiene de manos y el uso de mascarillas”, al igual que un transporte seguro y accesible desde y hacia las escuelas también es una consideración importante.