El agua sigue sin llegar a pueblos de Guajira

28
Foto: Norma González

El agua sigue sin llegar de manera permanente a las 236 familias de la comunidad Potrerito. La vida se ha convertido en un drama que dificulta la vida de estas mujeres, niños y hombres de la parroquia Guajira del estado Zulia.

Los pobladores se sienten abandonados y en sus rostros denotan rabia e indignación. No es una realidad singular, las comunidades vecinas también viven secos.

Clamor por agua potable 

Manuel González, vecino del sector, señaló a Radio Fe y Alegría Noticias ”finalizando el año 2021 pasamos una semana sin agua ya que se ausentaron los camiones cisterna, por lo que nos vimos obligados comprar agua en bolsita de 250 mililitros que tiene un costo de mil pesos, pero esto no alcanza. Aquí en mi casa viven 7 personas y apenas puedo ganar 4 mil pesos”, relató el hombre.

“En la avenida principal hay tuberías, lo que pasa es que aquí el agua más nunca llegó. Ya pasaron 5 años y los entes competente no han hecho nada para solventar el daño en el acueducto de El Brillante”, explicó González. 

“Son pocas las veces que llega un camión cisterna a esta comunidad. Solo nos alcanza para comprar media pipa de agua y esto no le resulta a los dueños de los camiones privados”, se lamentó la señora Inés Fernández

Es difícil la situación. “Debemos sacar los tanques y la pipa a la avenida principal porque los mega camiones del gobierno no entran por este sector y los camiones privados pasan, pero con la condición de que compremos el tanque de 1,500 litros que tiene un costo de 18 mil a 20 mil pesos colombianos”, siguió contando la señora Fernández.

“No nos queda otra que buscar la poca agua de los jaweyes”, dijo. En estos pozos, el agua no es está estancada y representa un riesgo para la salud de quienes la consumen.

Escuela deteriorada

Otro de los temas que les duele a sus habitantes es la situación de la escuela de la zona. La señora Inés denuncia que la escuela de Potrerito esta sin pinturas y sin pupitres.

“Los maestros a veces van uno o dos veces a la semana; los niños de sexto grado no saben leer y eso es grave”, declaró.

Contó que después de las fiestas decembrinas solo llegaron dos maestros y eso es preocupante. 

Situación de la escuela de Potrerito, Guajira, Zulia.

Sin luz 

Para Eudys González es lo mismo estar sin luz ya que el presupuesto para comprar cables nuevos se escapa de sus manos.

“Nosotros llevamos cuatro años sin luz, ya nos acostumbramos a estar así. El poste queda muy lejos de aquí y para conectarnos se necesitan como tres rollo de cables”, denunció que sus ingresos no le permiten comprarlos.

Es esta casa tienen cuatro años sin electricidad. Sus habitantes trabajan como carretilleros en la frontera con Colombia.

“Un día sin trabajo es un día sin comida”

Los caminos que llevan a la comunidad son de tierra y los camiones de agua no pasan.

En esta zona no hay fuente de trabajo. Para ganar el peso colombiano hay que trabajar fuerte y arriesgarse en la frontera de Paraguachón.

“Mi esposo es carretillero y yo vendo agua y chicha, porque un día sin trabajo es un día sin comida”, resaltó González. 

Los habitantes de esta comunidad se sienten solos y abandonados por parte de los dirigentes municipales que no han solventado una de las necesidades más importantes: el agua potable.

Comenzando el año 2022 el costo de un anillo de agua aumentó a los 20 mil pesos colombianos, equivalente a unos 6 dólares. La población crece y el suministro de agua disminuye. Es alarmante la situación de precariedad de esta zona.

Radio Fe y Alegría Noticias sigue escuchando las Voces de la Emergencia.