En la Guajira “no nos va a matar el virus, nos va a matar el hambre”

Foto referencial: Radio Fe y Alegría Noticias

Habitantes de las comunidades de la parroquia Guajira del estado Zulia la tienen cada día más difícil para conseguir alimentos en medio de la cuarentena social.

Muchos de ellos sienten el abandono del gobierno municipal pues aseguran que no han llegado las cajas de alimentos que se anuncian desde la gestión nacional.

El costo actual de la cesta básica los tiene angustiados mientras que los bonos que recientemente ha entregado el gobierno nacional a través del Carnet de la Patria, solo les cubre dos productos.

A esto se suma que solo pueden gastarlo quienes tienen la posibilidad de movilizarse hacia un comercio en Paraguaipoa con punto de venta. No así ocurre con los vecinos de sectores más alejados pues implica gastos extras para movilizarse.

Una de las vecinas más afectadas es Estefani González, quien relató que desde Guarero, donde vive, ya no se pueden ir hasta el punto fronterizo de La Raya donde suelen comprar sus alimentos.

“Prácticamente nos cerraron La Raya que era una forma de ir a comprar y nos cerraron el paso para ir a (el mercado) Los Filuos”, describió para Radio Fe y Alegría Noticias.

La distancia desde su comunidad hasta la frontera con Colombia es de unos 6,5 kilómetros.

Ella además contó que “nos dejaron prácticamente sin transporte, no hay gasolina, todo está caro”.

Pero “la necesidad te obliga”, según dice ella misma, a irse por los medios que sean hasta Paraguaipoa, a unos 12 kilómetros de distancia. Algunos lo hacen a pie, otros en bicicleta.

Esto lo hacen “para ir a comprar tan siquiera tres artículos porque es para lo único que nos alcanza a comprar con la tarjeta con lo que nos manda el gobierno porque nosotros no tenemos sueldo”.

El drama por el transporte

Carmen González salió de Guarero a las 5:00 de la mañana para esperar transporte en el Comando de la Guardia Nacional Bolivariana que tienen cerca de la comunidad, pero “no encontré nada”.

“Yo llegué con la intención de traer desayuno para mis hijos pero se me hizo demasiado tarde. Llegué aquí a las 4:00 de la tarde”, dijo.

Los comercios de Paraguaipoa que tienen puntos de venta permanecen con largas filas de usuarios, lo que obliga a invertir más tiempo en la espera.

Pero a Carmen esta situación le angustia porque “no tengo nada de alimentos, no tengo nada para comer.

Mientras que Estefani González denunció que “no se qué es lo que está pensando la alcaldesa (Indira Fernández) con nosotros. No nos ha enviado la comida que dice el gobierno, porque yo escucho noticias y el gobierno nacional dice que va a enviar comida para que la gente en la cuarentena no salga de su casa”.

Para ella, “no nos va a matar el virus, nos va a matar el hambre, y la alcaldesa no se ha preocupado. Es como si nosotros no existiéramos para ella”