Estudiantes denuncian mal estado de las universidades públicas en Monagas

71
Foto: Carlos Rondón.

Durante el año 2022, fueron realizadas múltiples protestas por los estudiantes universitarios del estado Monagas, quienes denunciaron la difícil situación de estas casas de estudio. Estos jóvenes, futuro del país, pidieron a las autoridades del Gobierno nacional y de la Gobernación de Monagas que hagan un cronograma de atención a las universidades de la entidad.

Los estudiantes denunciaron a Radio Fe y Alegría Noticias este 5 de enero que, dentro de los principales problemáticas que tienen en las universidades públicas de Monagas, está la deplorable condición de la infraestructura, así como también la inseguridad, falta de baños, mantenimiento a las áreas verdes, iluminación y falta de pupitres, lo que impide muchas veces los encuentros entre profesores y estudiantes regulares.

“La inseguridad todavía azota a la universidad. Es increíble porque no podemos reunirnos con los profesores, porque siempre tenemos el miedo que nos roben nuestras pertenencias”, comentó Jesús Castillo, estudiante del Pedagógico de Maturín.

“Durante el 2022 no le hicieron ningún tipo de cariño a la institución universitaria. No es justo que la planta física esté en esas condiciones, que no tengamos ni siquiera un baño para nosotros hacer nuestras necesidades”, agregó Castillo.

Cabe destacar que según el gobernador Ernesto Luna, en el Instituto Pedagógico de Maturín se realizaría una jornada de mantenimiento durante el año 2022. Los estudiantes indicaron que ninguno de los planes de atención a la universidad se han realizado.

“Son más de mil 500 estudiantes que se ven afectados por la mala condiciones que tiene la universidad. Deben abocarse los entes públicos para que puedan atenderse de manera urgente: son 58 salones, el auditorio, los baños, no hay electricidad ni mucho menos agua potable, en algunos casos estamos viendo clases debajo de los árboles. Todas las semanas están robando en la universidad: podemos decir que hubo más de 500 robos durante el año 2022”, agregó Castillo.

Los representantes del Centro de Estudiantes pidieron a Luna que para este año 2023 puedan atender a esta casa de estudios, que preparara día a día futuros profesionales en el área de la educación.

A la deriva estudiantes de la Universidad Ciencias de la Salud

Jenifer Idrogo, estudiante del primer año de fisioterapia de la Universidad Ciencias de la Salud en el estado Monagas, denunció que, por la falta de una sede, deben recibir las clases donde los agarre el día.

“Desde el año 2022 estamos esperando que nos adjudiquen una sede para nosotros recibir clases. No es justo que nos tengan de un lado para el otro”, expresó. “Un miembro de la rectoría se reunió con el gobernador y nos asignaron el antiguo Circuito Judicial Penal, y no había pasado una semana cuando nos comunicaron que nos olvidemos de esa sede porque eso era mucho presupuesto. En algunos casos hemos visto clases el algunos espacios del hospital central de Maturín, bajo una mata de mango o en los Centros de Diagnóstico Integrales (CDI)”.

Idrogo también denunció que no cuentan con los implementos para recibir las prácticas. “En los espacios que se han prestado, hay estudiantes que se han retirado por los constantes robos que han sufrido en las áreas de las medicina en la entidad monaguense”, explicó.

“Esperamos que para este año 2023 tengamos una sede propia para nosotros poder recibir nuestras clases dignamente, porque son alrededor de 4 mil estudiantes que se ven afectados por esta situación”, comentó.

Universidades públicas al borde del colapso

Durante el año 2022, las Universidades públicas que se encuentran en el estado Monagas quedaron esperando por el plan de rehabilitación integral que se ejecutaría desde la Gobernación de Monagas y la Misión Venezuela Bella, el cual solo se realizó en la Universidad de Oriente.

Casas de estudios como la Universidad Bolivariana de Venezuela, el Pedagógico de Maturín, la Universidad Rómulo Gallegos, Universidad del Norte de Monagas y la Universidad Simón Rodríguez, entre otras, quedaron esperando este plan que fue anunciado con bombos y platillos.

Los estudiantes de las distintas universidades detallaron que son muchos los problemas que deben afrontar a la hora de acudir a sus salones de clases, ya que el aumento del pasaje estudiantil, la falta de pupitres, los baños, agua potable y la iluminación de salones y áreas comunes, además de la falta de comedores, hace que estudiar en Monagas sea más díficil cada día para estos jóvenes.

Los estudiantes exhortan a las autoridades nacionales y regionales atender de manera urgente estas universidades, donde se forman hombres y mujeres profesionales, pero que con estos obstáculos ven díficil poder continuar con una carrera universitaria. Ellos esperan que el plan de rehabilitación sea acelerado y que llegue de verdad a las universidades; que no solo sea una bandera política para salir del paso.

Sigue todas nuestras entrevistas y la información que nace en las regiones uniéndote a nuestro canal de Telegram.