Frustran intento de golpe de estado en Jordania

Agencias

El ex príncipe heredero de Jordania, Hamza bin Hussein, denunció el sábado que se encontraba «bajo arresto domiciliario» en su palacio de Amán después de que el ejército le acusara de actividades contra «la seguridad del reino» y alentar un golpe de Estado contra su hermano el rey Abdalá.

Por su parte, el ministro de Exteriores, Ayman Safadi, reveló a medios internacionales este domingo que las Fuerzas Armadas de Jordania, junto con otras agencias de seguridad del país, vigilaron estrechamente a Hamza bin Hussein, hermanastro del rey Abdalá II, y a otros detenidos durante mucho tiempo. Sus actividades «tenían como objetivo socavar la seguridad y estabilidad del reino».

El ex príncipe Hamza es objeto de una investigación después «del descubrimiento de lo que los funcionarios de palacio describieron como un complot complejo y de gran alcance» para derrocar al rey Abdalá II».

Safadi explicó que los servicios secretos del Estado habían interceptado mensajes «a hora cero». «Fue entonces cuando quedó claro que habían pasado de la fase de diseño y planificación a la acción».

Agregó que entre 14 y 16 personas han sido también detenidas. En particular, precisó, la investigación reveló un vínculo entre la llamada oposición en el extranjero y el confidente del rey, Basem Ibrahim Awadalá, con quien contactó el antiguo príncipe heredero. El canciller agregó que ninguno de los líderes de las Fuerzas Armadas del país fue detenido.

La madre de Hamza bin Hussein, la reina Noor, se solidarizó con los detenidos. «Estoy rezando para que la verdad y la justicia se impongan en nombre de todas las víctimas inocentes de esta malvada injuria. Que Dios los bendiga y los proteja», tuiteó la reina.

Varios países árabes y también EEUU expresaron su apoyo al monarca en medio de los informes sobre las detenciones en Jordania.

Con información de agencias internacionales