La escuela de Juruba celebra 63 años y no tiene ni puertas ni techo

115
Foto: Eira González

La Escuela Bolivariana Juruba está ubicada a unos cinco kilómetros de la población de Paraguaipoa, en el municipio Guajira del estado Zulia. Su matrícula es de 278 alumnos desde la etapa inicial hasta sexto grado. Actualmente se encuentra sin puertas, techos, agua potable, gas doméstico, cocina, servicio eléctrico y carece de un cercado perimetral. 

Los docentes que hacen vida en esta institución educativa aseguraron a Radio Fe y Alegría Noticias que los niños corren peligro porque están a solo 20 metros de la Troncal del Caribe -carretera binacional altamente transitada- y la escuela no cuenta con un cercado. Los maestros, con autogestión intentaron levantar el cercado pero la inflación los obligó a parar la obra. 

En el mes de marzo el plantel arribó a sus 63 años de su fundación en medio del abandono del gobierno nacional, regional y local. Los baños están clausurados porque no se encuentran en condiciones para que los niños, docentes y administrativos los utilicen. 

La escuela de Juruba lleva 4 años sin electricidad  

Desde el año 2018, el transformador que se encuentra a 10 metros de la escuela se dañó por sobrecarga. Algunas familias se conectaron al poste, para tratar de sortear la escasez de transformadores que hay en la comunidad. Ante la falta del servicio en la institución, los docentes recurren a los padres y representantes para refrigerar algunos alimentos de los estudiantes. 

“Aquí tenemos un transformador que desde hace cuatro años se dañó y aún estamos esperando que nos den una respuesta. Cuando llegan los fríos, llamese carne o pollo, recurrimos a la buena voluntad de los representantes porque no contamos con servicio eléctrico”. Aseguró Añel Palmar, director de la institución.

Los estudiantes consumen agua de pozo

A pesar que la escuela Bolivariana de Juruba se encuentra en la troncal del caribe, por donde pasan a diario los camiones cisternas de la alcaldía de la Guajira no gozan de agua potable. Los docentes manifestaron que algunas familias de la comunidad los apoyan con una motobomba para llenar el tanque con agua de pozo artesanal.

“Nosotros tomamos agua del pozo porque los camiones venden el tanque de agua en 10 mil pesos y no tenemos para pagar y por eso buscamos la ayuda de la comunidad para garantizar la limpieza de la institución, para cocinar y para consumo de nuestros niños”. Relató una docente de la escuela. 

La leña es una opción para cocinar los alimentos de los niños

Cada niño lleva una raja de leña para cocinar los alimentos porque la escuela no cuenta con cocina ni con gas doméstico. “Traemos leña para que las madres procesadoras puedan cocinar la comida porque nuestro plantel no cuenta cocina -está  abandonada-, pedimos al gobierno que mire las escuelas de la Guajira”. Señaló una estudiantes.

Radio Fe y Alegría Noticias sigue escuchando las Voces de la Emergencia.