Nuevas formas de educación impactan positivamente en jóvenes de América Latina

Este jueves 12 de mayo se realizó la segunda jornada del seminario: Memoria, Entendimiento y Voluntad donde se conversó sobre el impacto de la formación de los jóvenes.

La jornada arrancó en Venezuela con Yelitza Guillén, representante del Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA), en su ponencia explicó la aproximación del impacto positivo que tiene el IRFA en la formación de los jóvenes.  

Contó que la propuesta del IRFA para Venezuela se basa en cuatro etapas claves: alfabetización, primaria, media técnica y educación no formal.

También destacó el perfil de los jóvenes que son atendidos y los distinguió de la siguiente manera: 11% pertenece a grupos indígenas; 5% en educación especial; 62% corresponde a la matricula media técnica, de los cuales 63% comprende edades entre 15 y 25 años.    

IRFA cuenta con una población no equilibrada, ya que 65% son mujeres y 35% son hombres.

La realidad

A lo largo de 46 años el instituto radiofónico ha consolidado un sistema de educomunicación, construyendo 23 centros educativos con más de 12 mil participantes y por si fuera poco ya cuenta con 25 emisoras de radio.

La nueva propuesta para captar la mayor atención de los jóvenes, bajo la modalidad de educación no formal, es a través de narrativas juveniles, como por ejemplo: Toc Toc.

A este programa se suman nuevos productos, que  lo han consolidado en una “triada didáctica” y que no es más que  la conjunción del facilitador participante, guías de contenido y las herramientas tecnológicas como: correos, whatsaap y aulas interactivas.

Finalizó su participación señalando que “los jóvenes cuando llegan a IRFA les cambiamos sus vidas, logramos en ellos cambios conductuales”.

Ingrid Lorenzo, del IGER (Instituto Guatemalteco de Educación Radifónica) conversó acerca de los jóvenes y el emprendimiento.

Destacó que en su país el 35% de la población es joven (13 a 30 años). Mencionó un punto importante, y es que, 3 de cada 4 jóvenes trabajan sin el respaldo de un contrato, no reciben pago de prestaciones y no cuentan con seguro social.

Otro detalle que dejo claro en su exposición, es que el 69% de la población que emigra es joven.

Partiendo de esta premisa, el IGER se ha enfocado en la educación para la vida con un enfoque en empleo y emprendimiento. Actualmente el Instituto atiende a más de 13 mil jóvenes en toda la nación.

La tercera ponente fue Alma Ojeda, de Fe y Alegría Paraguay, ella conversó sobre el rol de la juventud en la construcción de una sociedad más justa.

Inició hablando sobre los diversos problemas que se  han originado con la llegada de la pandemia por COVID-19, entre ellas: deserción escolar, falta de oportunidades, éxodo rural y desarraigo.

El plan de formación de los jóvenes en Paraguay se traduce en empoderamiento, líderes a través de la formación que permita identificar problemáticas.

En coincidencia con el resto de la red, también trabajan el emprendimiento como proceso de formación del nuevo hombre.

Finalmente, desde República Dominicana, Elías Concepción, de las Escuelas Radiofónicas Santa María, expuso el tema del deporte y la necesidad de los jóvenes en buscar nuevas alternativas tras su negación a seguir en escuelas convencionales.

“República Dominicana es una fábrica de peloteros”, dijo Concepción destacando que se debe en primer lugar a las altas ganancias económicas que deja practicar este deporte a escala profesional.

Allí entran en juego las Escuelas Radiofónicas Santa María, que le permite al joven seguir los estudios y jugar al mismo tiempo. “En los actuales momentos, de los 7.009 participantes en matricula, 1.208 jóvenes son jugadores de pelota”.

“Hemos establecido una alianza entre entrenadores, participantes – jugadores, docentes, de modo tal que se combina el deporte y la educación”.

El reto es que deportistas y docentes de distintos centros,  podamos seguir apostando por una educación inclusiva, flexible y democrática.  

La disciplina, el entusiasmo y la dedicación en los espacios de aprendizaje se ha convertido en un modelo de educación que distingue de otros. La diferencia es: soñar y aprender.

Estas ponencias se dieron en el marco de los 65 años de Radio Santa María y los 50 años de las Escuelas Radiofónicas Santa María, en República Dominicana, organizado por la Red Internacional de Educación a Distancia (READ).