Una Palabra Oportuna No. 596

Oración de la mañana. Domingo 16 de agosto de 2020.

Por Edgar Magallanes, SJ.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Entro en la presencia de Dios Amor.

Te pido Señor: que yo quiera lo que quieres tú, que yo haga lo que haces tú y lo haga a tu modo.

Una mujer cananea pide a Jesús que sane a su hija. Él dice que el pan es para los hijos y no para los perros y ella responde que los perros comen de las sobras de sus dueños.

Reflexiono:

Muchos deseos compiten por ser los dueños de mi vida y la fe es la que otorga ese lugar. Sólo si reconozco a Jesús como el absoluto de mi vida, viviré en plenitud y seré realmente libre.

Me pregunto:

¿Se nota la calidad de mi fe en todas las cosas que hago y en cómo las hago?

¿Dejo atrás mis deseos de reconocimiento, de encajar o dominar por seguir a Jesús?

Le agradezco a Jesús el encuentro, le encomiendo el día y rezo por la salud del mundo.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.