Una Palabra Oportuna No. 654

Espiritualidad. Viernes 25 de septiembre de 2020.

Por Mireya Escalante.

¿Quién dices que soy yo? Lucas 9, 18-22

Al contemplar la palabra de hoy,  oigo y veo la conversación que tiene Jesús con sus discípulos, primero les pregunta “¿quién dice la gente que soy yo?”. Al igual que ellos, uno podría aventurarse a dar una respuesta… según lo que uno ha oído a otras personas.

Pero cuando nos pregunta directamente y “¿ustedes?, ¿quién dicen que soy yo?” No es tan fácil dar una respuesta, porque no puede ser una de  “caletre” o de teorías… tiene que ser una respuesta que salga de nuestro corazón.

Y esa respuesta no se consigue, si al igual que Jesús, como también nos indica la lectura, no sentimos la necesidad de retirarnos a orar. Él buscaba su espacio a pesar de su vida agitada y su permanente caminar de pueblo en pueblo, rodeado de gente.

Solo en el silencio de la oración se consigue la  respuesta a esa pregunta crucial. Pero al saberla, nos pasará como al comerciante cuando encuentra esa perla fina, que sale corriendo a vender todo para comprarla.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.