Una Palabra Oportuna No. 943

Oración de la mañana. Miércoles 17 de febrero de 2021.

Por Herlinda Gamboa. Voz Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza. ✝»Ceniza».

Señor Jesús, un amanecer que invita a la oración, el ayuno y el compartir con el más necesitado. A mirar la vida, la historia que vamos escribiendo para revisar, evaluar y cambiar. Abrimos un tiempo especial de conversión: la cuaresma. La ceniza que marcará nuestra frente nos recuerda lo que somos. Este gesto sencillo nos permite hacer un alto en el camino y reconocer nuestra fragilidad  y grandeza.

No hay que ser perfectos, ni dioses, ni máquinas. El reto es aceptar la limitación como semilla de plenitud, como espacio en el que nos encontramos unos con otros. Verdad de humanidad siempre presente. De hecho es nuestra fragilidad el puente que nos permite abrirnos a los demás desde la confianza y la aceptación.

El sendero que recorremos cada día. Muchas veces el primer lugar donde tenemos que abrazar esa pequeñez es cuando estamos solos, contigo como único testigo, sin querer demostrar nada a nadie. Y, entonces, aprendemos que la fuerza se realiza en la debilidad. Comprendemos que la ceniza es el resultado del fuego que ardió, iluminó y brilló… Esa es la verdad, somos polvo y volvemos a ti para recibir la fuerza de tu Espíritu, la vida que nos regalas. Aceptamos nuestro proceso de debilidad, de pecado y gracia. Iniciamos este camino que nos llevará a la Pascua, le pedimos a María nuestra madre nos acompañe en nuestro esfuerzo grande o pequeño.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.