UPEL Maturín celebró 50 años de fundada sumida en el abandono

UPEL Maturín abandonada
Foto: José Ignacio Piñango/Radio Fe y Alegría Noticias

El núcleo de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador en Maturín cumplió sus 50 años de fundada en medio del abandono y desvalijamiento del que fue objeto durante la pandemia.

Gran parte de sus instalaciones se encuentra sin energía eléctrica, salones destrozados y sin aires acondicionados porque se los han robado. Esto es parte del panorama que se aprecia.

El director del Pedagógico, Alcides Zaragoza, recordó que a partir de la pandemia las instituciones educativas quedaron solas lo que propició que fueran desmanteladas por la delincuencia.

Foto: José Ignacio Piñango/Radio Fe y Alegría Noticias

Informó que el día martes recorrió los espacios junto al gobernador encargado Cosme Arzolay, quien se comprometió en mantener presencia policial en la institución.

En este sentido, Zaragoza hizo un llamado a docentes, personal administrativo, obreros y estudiantes a hacer presencia en la UPEL porque “aunque está en terapia intensiva, aún sigue viva y debemos rescatarla, y todos juntos lo vamos a logar”.

Detalló que «las inscripciones están abiertas en las 14 especialidades de la UPEL. «Esperamos iniciar las clases presenciales a mediados del mes de noviembre, en tres turnos diurnos y las asesorías pedagógicas, ya contamos con una matrícula regular de más de mil 500 estudiantes».

Gobernador Arzolay en recorrido por el núcleo/Foto: José Ignacio Piñango/Radio Fe y Alegría Noticias

Desidia total

La Universidad que ha formado a miles de docentes del estado Monagas, del Oriente, en la zona insular y del sur del país, está sumida en el abandono por parte de las autoridades ministeriales, y de los mismas directivos de la casa de estudios, dijo Ledia Marcano, una de las estudiantes.

Por otro lado, José Rodríguez, estudiante de la UPEL, denunció que «no podemos ver clases así, la universidad está caóticamente en mal estado, no tenemos ni baños ni salones ni nada, y así quieren que vayamos a ver clases y de paso está insegura la sede de la UPEL en Maturín, tienen que garantizar buenas instalaciones para poder ir a clases presenciales».

Por José Ignacio Piñango/Radio Fe y Alegría Noticias