CIDH y gobierno colombiano rechazan comandos contra migrantes

Foto: Referencial web

El gobierno colombiano anunció que no respaldará la creación de un comando de operaciones contra las estructuras criminales que involucran a la población migrante.

La propuesta la presentó la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, en una reunión con el Consejo de Seguridad el pasado miércoles 18 de agosto. 

López dio el anuncio a propósito de los homicidios recientes de dos policías metropolitanos, que presuntamente fueron perpetrados por ciudadanos venezolanos. 

Después de un consejo de seguridad junto a la policía y las autoridades migratorias, la política del partido progresista Alianza Verde anunció este miércoles la creación de un comando especial para combatir los delitos cometidos por población migrante.

En la reunión estuvo presente el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa. Luego de eso sostuvo una conversación con el presidente Iván Duque, donde se concluyó que crear este tipo de comandos es competencia exclusiva del gobierno nacional y por ello rechazó la medida.

CIDH expresó su preocupación 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publicó en su cuenta de Twitter que es preocupante la creación de un comando de operaciones para combatir la delincuencia por parte de la población migrante.

La CIDH reiteró que los “mensajes y políticas públicas que califican a personas migrantes como delincuentes promueven estigmatización y animadversión”, al culparlas del aumento de los índices de violencia y criminalidad. También urgió a las autoridades colombianas a “adoptar medidas para prevenir y eliminar situaciones discriminatorias”.

Urgió a las autoridades de Colombia a adoptar medidas para prevenir y eliminar situaciones discriminatorias que cooperen con la estigmatización y prácticas de intolerancia con base en la situación migratoria de las personas.

Medida errada 

María Clara Robayo, investigadora del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, aseguró en declaraciones para Noticias Caracol que es una medida equivocada y pondría en peligro la implementación del Estatuto Temporal de Protección para Migrantes.

Desde la alcaldía se apresuraron a explicar que, más que un comando, se trataba de acciones conjuntas y coordinadas para lograr el registro pleno de migrantes, un paso necesario para hacerles llegar ayudas sociales, además de identificar y procesar legalmente a quienes cometan delitos.

La propuesta, en cualquier caso, tuvo una vida fugaz, pues el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, quien había participado en el consejo de seguridad, la desautorizó al final de la jornada, después de haberse reunido con el presidente Duque.

Sin el apoyo de Migración Colombia, la propia alcaldesa descartó la creación del comando, aunque lo siguió defendiendo como un paso necesario para identificar y judicializar delincuentes.

“Respetamos pero no compartimos la decisión del Gobierno nacional y de Migración Colombia de no querer hacer patrullaje conjunto, en un comando con la Policía Metropolitana de Bogotá, para que podamos en las calles identificar a organizaciones criminales que combinan colombianos y extranjeros para robar, atracar o peor aún matar a nuestros ciudadanos”, declaró este jueves 19 de agosto.

Desde muy diversos sectores le cuestionan una narrativa que insistentemente bordea la xenofobia en un país que ha sostenido contra viento y marea una política de acogida y flexibilidad migratoria sometida a una enorme presión social.

Fuente: El diario, CIDH