Maduro denunció en Consejo de Derechos Humanos que Venezuela es objeto de 450 sanciones

Foto: ONU

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, participó este lunes 22 en la sesión número 46 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y en la que ratificó que la aparición y desarrollo de la pandemia del Coronavirus “ha puesto a la salud como un derecho humano fundamental”.

En esa línea el mandatario señaló que el multilateralismo está demostrando que es la única vía para construir condiciones de vida “para los pueblos, y queremos reconocer el trabajo orientador de la Organización Mundial de la Salud que ha logrado las coordinaciones entre los estados para evitar una tragedia aún mayor”.

Maduro aseguró que Venezuela ha logrado controlar la pandemia “gracias a una política social preexistente de salud pública, gratuita y de calidad, de seguridad social y a la implementación de metodologías de bioseguridad fundamentadas en la participación ciudadana”.

También destacó la aplicación de tratamientos científicos complementarios contra la COVID-19 “que ponemos a la orden de todos los Estados”.

Como ha sido característico en sus discursos dentro de esta esfera internacional mencionó que la “guerra multidimensional contra el modelo social inclusivo construido por la revolución” le ha impedido a su gobierno ofrecer una mejor respuesta a la atención de la pandemia en el país.

En concreto, dijo que Venezuela afronta más de 450 medidas punitivas que buscan “ejercer una presión desmedida y una persecución”, refiriéndose también a los efectos que han dejado las sanciones coercitivas aplicadas contra algunos de sus funcionarios de gobierno por parte de Estados Unidos y de la Unión Europea.

Acotó que “los secuestradores de los activos y recursos del Estado venezolano han demostrado una gran crueldad, incluso en circunstancias de pandemia, desacatando los llamados de la comunidad internacional”, al indicar que debido a esta “guerra” Venezuela no ha podido acceder, supuestamente, a 30 mil millones de dólares en activos que tiene en el exterior, cuyos fondos prevé utilizar para atender cuadros de COVID-19, centros sanitarios, personal de salud, adquisición de vacunas y otros tratamientos.

Hasta los momentos al país solo han llegado 100 mil dosis de la vacuna rusa Sputnik V, adquiridas por el gobierno, de las 10 millones anunciadas por el mandatario a finales del 2020.

Este fin de semana la OPS reconoció los esfuerzos del gobierno y de la oposición que lidera Juan Guaidó para que el país acceda al mecanismo COVAX y poder adquirir unas primeras 6 millones de dosis vacunales de AstraZeneca a través de la Mesa Nacional, instalada la semana pasada.