Mover retira llamado a firmar por el Revocatorio

26

El Movimiento Venezolano por el Revocatorio (Mover) retiró el llamado a firmar para activar el Referendo Revocatorio contra Maduro. Nicmer Evans y César Pérez Vivas, dos de los líderes más notorios de Mover, ratificaron su postura.

Nicmer Evans instó a los ciudadanos a no acudir a la jornada de recolección de firmas este miércoles 26 de enero. Un llamado similar realizó César Pérez Vivas, quien lidera al movimiento.

A juicio de Evans, el cronograma aprobado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) es “inconstitucional” y exigió que el mismo debe ser “consultado y ajustado al reglamento”.

Por tanto, no avaló el cronograma e instó a los miembros del CNE a rectificar.

“Nosotros no avalamos el cronograma electoral, por lo tanto, no estamos llamando a asistir el día miércoles. Estamos esperando que haya una rectificación del cronograma”, dijo Evans.

De acuerdo con Evans, ni siquiera la rectora Tania D´Amelio conoce el proceso para la recepción de firmas a tan solo horas de su probable activación.

Argumentó que ante el desconocimiento del CNE sobre el proceso, los impulsores del Revocatorio tampoco tienen la capacidad para comunicar sobre ello a los venezolanos.

No abandonarán la lucha por el RR

Pese a todas las adversidades, Nicmer Evans aseguró que seguirán insistiendo en la defensa de los derechos establecidos en la Constitución.

“Así como seguimos peleando por el derecho a la salud, a la defensa del país, a la soberanía y a la identidad, no vamos a renunciar al derecho del Revocatorio”, aseguró.

Solicitan reconsideración del cronograma

Según César Pérez Vivas, quien encabeza al Movimiento Venezolano por el Revocatorio (Mover), el grupo introdujo un recurso de reconsideración administrativa.

Este instrumento está establecido en la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos, aseguró Vivas en una entrevista para el portal de noticias El Impulso. En caso de que el instrumento proceda, el CNE debería dejar sin efecto la convocatoria para este miércoles.

Una vez más ratificó que la capacidad técnica instalada no permitirá el cumplimiento del objetivo en tan solo doce horas de recolección de firmas.

Según Pérez Vivas, los impedimentos del gobierno para facilitar el proceso de recolección de firmas responden a una estrategia “para evitar la expresión de la gente”.

Dijo que es “inaceptable” que en un país donde hay 14 mil centros de votación, solo activen 1.200 centros en esta oportunidad, “muchos de ellos alejados de los principales conglomerados urbanos, para complicar mucho más la posibilidad de movilización de los electores”.