Profesores rechazaron en la calle los “salarios de miseria”

125
Foto: cortesía.

Víctor Carrillo, secretario general del Sindicato Venezolano de Maestros (Sinvema) expresó que uno de los motivos por los cuales este lunes, 05 de octubre, los docentes salieron a la calle a protestar en varios estados del país es “por la miseria de salario” que ganan en Venezuela.

Indicó a Radio Fe y Alegría Noticias que tienen registro de profesores que reciben un sueldo de 600 mil bolívares, equivalente a 1,36 dólares según la tasa oficial publicada por el Banco Central de Venezuela este lunes de 438.517,60 bolívares por dólar.

“Los docentes andan por allí con sus zapatos rotos, con la ropa rota, no tienen para comer, viven llorando cada vez que cobran una quincena porque aquí los productos suben. Ya un cartón de huevos vale entre 530 mil a 570 mil bolívares”.

Víctor Carrillo

El secretario general de Sinvema denunció que el Estado venezolano les quiere obligar a dar clases a distancia cuando en el país se registran fallas en el servicio eléctrico, causando dificultades para acceder a Internet.

“Aquí tenemos una empresa como es la Cantv la cual ofrecía el plan ABA, con eso teníamos un Internet que llegaba a casi todo el país. Hoy eso está desmantelado, el Internet es intermitente y de muy baja calidad”.

Víctor Carrillo

Sobre la orden dada por el presidente Maduro de que durante la semana de flexibilización los docentes reciban tanto a padres como alumnos en los centros educativos con el fin de que se conozcan, se preguntó por los insumos de bioseguridad para llevar a cabo esta tarea en medio de una pandemia.

“¿Dónde está la bioseguridad? ¿la van a seguir pagando los docentes? entonces ¿nosotros somos los que tenemos que buscar el alcohol para desinfectar a los niños? (…) ¿qué es lo que realmente quieren, que la pandemia se extienda en el país? porque los primeros afectados van a ser nuestros muchachos jóvenes”.

Víctor Carrillo

Carrillo lamentó que el maestro que se quedó en Venezuela para impartir una educación de calidad en las barriadas tenga que dedicar parte de su tiempo a vender tortas o chucherías, “ingresando en la buhonería; no debería ser así, nosotros somos profesionales”.